Docentes y ochos alumnos de la carrera de Ingeniería de la Energía de la Universidad de Ingeniería y Tecnología (UTEC) construyeron un prototipo de ‘plantalámpara’, una respuesta científica a la escasez de energía eléctrica en las zonas rurales del Perú. De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Hogares realizada por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), el 42% de las zonas rurales de la selva peruana no cuenta con energía eléctrica, una clara desventaja frente a lo que ocurre en las zonas rurales de la costa y sierra, donde no cuentan con este servicio solo el 21.5% y el 27.6%, respectivamente. La región rural de Ucayali es la más afectada: solo un 35.1% tienen acceso al servicio de energía eléctrica.

El grupo de investigación está formado por los alumnos Isabel Mora, Vladimir Carrera, Milton Bozzo, Juan Carlos Barbarán, Lauren Wong, José Avalos, Marcello Barbieri, Angello Vindrola; y por los docentes Víctor Freundt, Elmer Ramírez, Renzo Giudice, Julien Noel, Luis Peña, Víctor Murray y Ricardo López. A través de este prototipo, atendieron al poblado de Nuevo Saposoa, comunidad que pertenece a la etnia shipibo-conibo, en Pucallpa, cuyas instalaciones eléctricas dejaron de funcionar tras una inundación.

La ‘plantalámpara’ utiliza energía renovable, ya que no necesita conectarse a la red eléctrica ni baterías. Este modelo aprovecha el proceso de fotosíntesis: la energía liberada a través de la tierra funciona como combustible para encender la lámpara. Este prototipo permite dar dos horas de luz por día mediante una lámpara LED, de bajo consumo pero con un alto nivel de iluminación.

 

¿Cómo funciona la ‘plantalámpara’?

Este sistema funciona en base a la energía almacenada que contiene la tierra, producto de los nutrientes y microorganismos que liberan los vegetales durante su desarrollo. Todo ello permite a lámpara aprovechar los electrones libres de los microorganismos.

 

plantalampara
Fuente: UTEC

 

Etapa de investigación

Los alumnos y profesores basaron su investigación en tres ejes: suelo, agua y plantas. El primero de ellos, suelo, es un factor preponderante como productor de energía en la simbiosis con la planta. En dicha investigación se tomó en cuenta los siguientes componentes: medición de PH, temperatura, humedad, temperatura ambiente, temperatura de suelo, valores eléctricos (voltaje y amperaje generado).

En el caso del agua, no se tenía información previa de la calidad de la misma en la zona. El equipo empezó por recabar información relevante, como la carencia de agua y los espacios comunes que comparten con éste elemento. Luego, ubicaron el punto principal de abastecimiento y tomaron muestras de ella para saber si la calidad de riego afectaría de manera ácida o alcalina la calidad del suelo.

Por último, eligieron la planta. Esta debía ser una especie corriente en la zona y que cumpliera características como durabilidad, fácil reposición, tamaño manejable, que sea de sombra y tipo de raíz bulbar, rizoma o similar. El resultado fue exitoso.

Anuncios