Veinticuatro jóvenes de la Universidad de Piura y un experimentado director fueron los protagonistas de dos extraordinarios conciertos escenificados recientemente en la capital.

El primer concierto, Recital de música sacra, tuvo lugar en la Capilla del colegio Santa Úrsula el 8 de setiembre. El repertorio fue bello como complejo, pues interpretaron piezas como Ave María (T.L. Vitoria), O bone Jesu (Palestrina), Panis Angelicus (C. Frank), Soneto a Jesús crucificado (A. Hernández), Gloria (Vivaldi), entre otras.

El segundo, Recital armonía de las voces, tuvo como escenario el Palacio Municipal de Miraflores, ejecutado el 9 de septiembre. Esta velada comenzó con una primera parte de música clásica, luego le siguió una amena sección de piezas latinoamericanas hasta llegar al repertorio peruano. La presentación culminó con las obras Río Piura y San Miguel de Piura. Cabe resaltar que, de todo el repertorio ofrecido, siete fueron piezas con arreglos del propio director. Entre ellas figuran Moliendo café (H. Blanco), Alma Llanera (P.E. Gutiérrez / R.B. Coronado), Atajitos de caña (J.F. Velasco),  El Cóndor Pasa (D.A. Robles), Alma mía (P.M. Arrese), Chabuca Limeña (M. Alejandro) y Río Piura (M.C. Suárez).

El coro está dirigido por el maestro Arturo Hernández Chávez desde agosto de 1992. Él es reconocido por ser arreglista de innumerables obras corales latinoamericanas y peruanas, y piezas de arreglos polifónicos de música religiosa.

“Los chicos combinan la exigencia del estudio con sus ensayos y presentaciones”, reconoce Arturo Hernández. Ensayan 12 horas semanales. La división del trabajo es parcial; ensayo de voces femeninas los lunes y miércoles, y voces masculinas los martes y jueves. El resto del fin de semana es utilizado para el acoplamiento de las cuatro voces. “Yo trabajo seis días a la semana”, confiesa el maestro.

Este coro permanecerá siempre joven aunque pasen los años. Su naturaleza es ser una agrupación de universitarios donde las voces se renuevan cada cierto tiempo. Un ejemplo es que en esta gira más de la mitad de los coreutas hayan sido nuevos integrantes. Sin embargo, esta característica no es obstáculo para mejorar, crecer y producir. El Coro UDEP cuenta con tres producciones musicales; Cátedra de belén (2011) de villancicos tradicionales y peruanos, Polifonías de los nuestro (2011) de temas de música piurana y peruana, y Recital de música sacra (2015).  Además, han realizado actuaciones en diversas partes del Perú y Ecuador. Nada mal comparada con el movimiento coral actual.

Sin ser un coro profesional, la agrupación logró cautivar perfectamente al público. El buen manejo de los matices y el empaste de las voces mejoraron la percepción de la armonía. El público capitalino supo responder ante el variado repertorio expuesto.

«Me he quedado sorprendido de ver que en un concierto de música sacra el público ha respondido con muchos aplausos, al igual que el concierto de música popular. Para mí es algo extraordinario, sinceramente. Me voy muy contento porque he visto gestos de agradecimiento»

Arturo Hernández Chávez, Director del Coro UDEP

Anuncios